¿Cómo se juega al Monopoly?

El Monopoly es un juego de mesa muy popular en el que los jugadores compiten por adquirir propiedades y ganar dinero. Para empezar a jugar, cada jugador debe recibir una cantidad determinada de dinero. Luego, se lanza un dado para determinar quién empieza a jugar. A continuación, los jugadores van turnándose para mover sus fichas por el tablero siguiendo las indicaciones del dado.

Al caer en una propiedad, el jugador tiene la opción de comprarla. Si lo hace, la propiedad se convierte en suya y ningún otro jugador puede comprarla. Si el jugador no quiere comprar la propiedad, se subasta entre todos los jugadores. El ganador de la subasta se convierte en el dueño de la propiedad.

Si un jugador cae en una propiedad que ya pertenece a otro jugador, debe pagar un alquiler. El monto del alquiler depende del tipo de propiedad y del número de propiedades del mismo tipo que el dueño tenga en su poder.

Si un jugador cae en una casilla de impuesto, debe pagar una cantidad determinada de dinero al banco. Si cae en una casilla de suerte o de comunidad, debe sacar una tarjeta correspondiente y seguir las instrucciones que se indican en ella.

El juego continúa hasta que uno de los jugadores se queda sin dinero y no puede continuar jugando. En ese momento, se cuenta el dinero que cada jugador tiene y se declara al ganador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.